Cuando Internet es el wedding planner

Cuando William me preguntó si quería casarme con él y pasar el resto de nuestra vida juntos no lo pensé dos veces: De una dije que sí.

Ese mismo día (el 1 de julio pasado) fuimos a un bar a celebrar y decidimos la fecha: 14 de diciembre.

Al otro día desperté feliz pues iba a casarme, pero antes debía resolver algunos problemas con respecto a la boda, que sería en apenas seis meses.

Lo primero era que tanto William como yo somos bastante “internacionales”, por así decirlo. Ambos hemos trabajado en varios países del mundo y vivimos en un país que no es el nuestro: Chile. En ese sentido, tendríamos invitados viniendo de muchos países. Lo segundo es que no teníamos ni un peso ahorrado. Y lo tercero, y más importante, era que -como justamente no teníamos ahorros- yo iba a tener que ser mi propia wedding planner.

Recuerdo que le dije a William: “Tranquilo, casarse no puede ser tan caro”, así que debía cumplir mi palabra.

Internet ven a mi

Mi esposo (en aquel entonces mi novio) es ingeniero en sistemas y yo soy periodista de tecnología, así que lo primero que se nos ocurrió para bajar a casi cero los costos de la boda fue recurrir a herramientas tecnológicas gratuitas.

Lo primero que debíamos hacer era contarle al mundo que íbamos a casarnos, así que decidimos hacer un sitio Web.

El anuncio

Si bien William es ingeniero, no teníamos tiempo de ponernos a programar un sitio Web entero desde cero, ya que ambos trabajamos, así que nos hicimos una cuenta en wix.com.

Wix es una página con templates temáticos que puedes adaptar para crear tu propio sitio Web sin necesidad de tener conocimientos de programación.

Si lo deseas, desde el mismo Wix puedes comprar un dominio para tu sitio. Sin embargo, como no teníamos plata, dejamos el nombre del dominio tal cual Wix te lo da: http://mrose13g.wix.com/boda.

Literalmente me tomó dos horas editar el sitio a como quería que fuera:

Boda #wyr

En el sitio Web incluimos información acerca de cómo nos conocimos, información sobre Costa Rica (para los extranjeros), opciones de alojamiento, datos sobre la lista de regalos, y mapas de Google Maps con la dirección de la boda en Costa Rica y de una mini fiesta que hicimos en Chile.

Las invitaciones

William y yo vivimos en Chile, la familia de él vive en El Salvador, y mi familia vive en Costa Rica. Además, como mencioné antes, nuestros invitados viven en muchas partes del mundo. De ahí que enviar invitaciones en sobres a cada uno de nuestros invitados iba a ser no sólo caro, sino también una locura.

Sin embargo, sí queríamos hacer una “invitación”, por así decirlo. Entonces empecé a navegar en la Web y descubrí un sitio desde donde puedes bajar vectores gratis llamado freepik.com.

freepik

Cuando ingresas a Freepik hay un buscador donde debes incluir palabras claves de las imágenes que buscas, así que escribí la palabra “boda”. Enseguida Freepik me dio varias opciones de vectores relacionados con la temática “boda”, además de templates de invitaciones ya listos. Así que descargué el template que más me gustó y lo edité en Illustrator.

En realidad Freepik es solo uno de los muchos buscadores desde donde puedes bajar vectores gratis si no eres muy diestro vectorizando, o si quieres agilizar el trabajo.

Ahora bien, ya teníamos la invitación lista. Pero, ¿cómo íbamos a enviarla?

Fue entonces cuando se nos ocurrió una idea genial: Hacer una cuenta de Gmail para enviar las invitaciones. A la cuenta la llamamos boda.williamyrosa@gmail.com.

Tener una cuenta en Gmail no solo nos permitirá enviar y recibir correos con relación a todo lo de la boda, sino que además nos daría la posibilidad de tener una cuenta de Google Docs específicamente para ello.

Así que hicimos un “machote de correo” al que le adjuntamos la invitación que habíamos hecho en Illustrator y la enviamos al correo electrónico de cada uno de nuestros invitados de forma personalizada para pedirles que nos acompañaran el día de la boda.

Planificando con Google Docs

Como una de las cosas que más nos preocupaba era no gastar mucha plata, fue obvio que lo primero que hiciéramos fuera un presupuesto en el Excel de Google Docs. Hacer un presupuesto nos ayudó a tener una lista de las cosas que necesitábamos y a tener una idea de cuánto dinero íbamos a necesitar.

Puede sonar tonto, pero en el presupuesto metimos hasta las cosas obvias, por ejemplo, los pasajes de avión que debíamos comprar para llegar de Chile a Costa Rica.

Asimismo, usamos el Word de Google Docs para hacer archivos que compartimos con nuestra familia relacionados con la decoración, los proveedores, la comida, etc…

Finalmente, usamos el Excel de Google Docs para llevar el control de la lista de invitados, y metimos fórmulas en dicho archivo para que, cada vez que alguien nos confirmara su asistencia, los montos de las cosas que estaban en el archivo del presupuesto se inflaran o disminuyeran.

A mis amigas que se ofrecían a ayudarme, solo debía compartirles el documento. Así de simple.

Pero ojo: Hoy, gracias a LA NACIÓN, me enteré de que papi Google tiene un sitio diseñado específicamente para la planificación de bodas.

google

Hubiese sido bueno saberlo antes jaja.

Una novia no es una novia sin vestido

En 2008 cuando visité por primera vez Argentina me compré un vestido tejido en una feria hippie y dije que ese sería mi vestido de novia pero, cuando llegó la fecha varios años después, ya yo no sabía si seguía siendo tan hippie.

Conversé con mi novio y llegamos a la decisión de que solo te casas una vez y que sí: Compraríamos un vestido de novia para mí.

Me puse a visitar casas de novias y a sacar citas en Internet para medirme vestidos, pero todo era inútil. Hasta opté por entrar en MercadoLibre.com para comprar o alquilar un vestido usado, pero los precios no bajaban de US$1.000.

Me di por vencida y elegí un vestido de una casa de novias acá en Chile y le mandé la foto a mi novio por mail para que viera si le gustaba el diseño (cuyo precio superaba los US$1.200) y me fui a la casa.

William, que es re bueno buscando en Internet, tomó la imagen que le envié y usó la opción de “Buscar por imágenes” del buscador de Google hasta que dio con el fabricante del vestido en Malasia. ¿El precio?: US$130 con envío incluído a la puerta de mi casa en Chile.

Él mismo me tomó las medidas, las envió por mail a la tienda de Malasia y pagó usando Paypal por medio de Internet. Sólo en el vestido nos ahorramos US$1.070.

Lista de regalos

Como nuestra boda fue en Costa Rica y nosotros vivimos en Chile, era obvio que no podíamos traer regalos. Así que hicimos una lista de novios “por Internet”.

¿Cómo? Fuimos a varias tiendas por departamentos, y elegimos una donde nuestros invitados pudieran comprar desde el sitio Web, y los regalos que ellos compraban vía Internet los traían a la puerta de nuestra casa en Chile en una fecha que nosotros establecimos.

novios paris

Además, dimos nuestra cuenta electrónica del Banco Nacional para que, quienes así lo prefirieran, nos “depositaran” sus regalos en efectivo. De esa manera, nosotros podríamos gestionar desde Chile esa cuenta gracias al Internet Banking del Banco Nacional.

¿Y las fotos?

Luego de revisar el presupuesto con todo lo que necesitábamos nos dimos cuenta de algo: No teníamos fotógrafo ni plata para pagarle a uno.

Entonces se nos ocurrió una idea: Sabíamos que nuestros amigos llevarían sus celulares y tomarían fotos, así que les pedimos que si subían fotos de la boda a cualquier red social hicieran uso del hashtag #bodawyr (que significa “boda de william y rosa” y, a la vez, suena como la palabra “weird” que, en inglés significa extraño (dado que ni William ni yo creíamos en el matrimonio antes).

Pero la cosa no paró ahí. Alguien comentó en Facebook que la idea del hashtag era muy buena y una amiga leyó el post y nos contactó con un fotógrafo que justo en ese momento estaba buscando a parejas para hacer su photobook.

Marco Díaz (el fotógrafo) nos llamó e hicimos una videoconferencia vía Skype desde Costa Rica a Chile, y así nos pusimos de acuerdo.

Hoy por hoy, cuando veo las fotos de mi boda me digo: ¿Rosa, te imaginas que no hubiésemos tenido fotógrafo, todo lo que nos habríamos perdido?

boda wyr

El álbum de fotos

Ya terminada la boda y la luna de miel en Costa Rica debíamos volver a Chile, y seguro pasará mucho tiempo antes de que veamos a todos nuestros amigos reunidos de nuevo. Así que hicimos una selección de las mejores fotos de la boda y las subimos a Facebook con la opción de seguridad de que solo nuestros amigos pudieran verlas.

Además, usamos una impresora para fotos LG Phocket Photo para imprimir algunas a las que les pusimos imanes y pegamos en la refri de nuestra casa.

refri

¿Cuánto dinero nos ahorramos?

Para que se hagan una idea, 120 personas asistieron a nuestra boda en Playa Jacó este diciembre, se comió cuatro veces en el transcurso de la noche, y la pasamos re bien, y gastamos alrededor de US$2.000 (incluidos pasajes de avión de Santiago de Chile a Costa Rica) en una boda que cualquiera hubiera gastado miles de dólares.

Si bien no pedimos regalos, le solicitamos a nuestros amigos extranjeros que trajeran licores típicos de su país y así nos ahorramos mucho dinero. De hecho, sobró licor como para hacer otras dos bodas más, y hasta cumplí mi sueño de tener fuegos de pólvora en mi boda de la playa!!!

fuegos artificiales 2 fuegos artificiales 3 fuegos artificiales 4

¿El secreto? Lo planificamos bien, usamos herramientas tecnológicas gratuitas, y tenemos amigos muy cool que nos ayudaron con todo :D.

En conclusión

Yo planifiqué mi boda a celebrarse en Costa Rica estando en Chile, en apenas seis meses, vía Google, Skype y otras herramientas de tecnología gratuitas. Y si yo pude, cualquiera puede.

Y sí, aún mantengo mi palabra de que casarse no es caro… Claro, siempre y cuando uno lo planifique bien.

Espero que con esto se animen a usar más la tecnología a la hora de planificar su boda, y que le echen un ojito al resto de posts del blog donde doy tips de cómo no morir en el intento de casarse.

Si tienen dudas, dejen una nota en la parte de “comentarios”, o síganme en Twitter (@romagocr) y así estaremos en contacto.

Advertisements

One thought on “Cuando Internet es el wedding planner

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s