Cuando Internet es el wedding planner

Cuando William me preguntó si quería casarme con él y pasar el resto de nuestra vida juntos no lo pensé dos veces: De una dije que sí.

Ese mismo día (el 1 de julio pasado) fuimos a un bar a celebrar y decidimos la fecha: 14 de diciembre.

Al otro día desperté feliz pues iba a casarme, pero antes debía resolver algunos problemas con respecto a la boda, que sería en apenas seis meses.

Lo primero era que tanto William como yo somos bastante “internacionales”, por así decirlo. Ambos hemos trabajado en varios países del mundo y vivimos en un país que no es el nuestro: Chile. En ese sentido, tendríamos invitados viniendo de muchos países. Lo segundo es que no teníamos ni un peso ahorrado. Y lo tercero, y más importante, era que -como justamente no teníamos ahorros- yo iba a tener que ser mi propia wedding planner.

Continue reading

Acéptalo: Siempre habrá otra chica usando un vestido blanco el día de tu boda

Viene tu novio y te pide matrimonio, lo organizas todo, eres feliz y compras un lindo vestido blanco para usar el día de tu matrimonio. Pero llega el día de la boda y resulta que no solo tú llevas un vestido blanco, sino que otra chica también llegó con un vestido blanco puesto. ¿Por qué?

Continue reading

Ni cagando te puede venir la regla el día de tu boda

Hay muchísimos aspectos que debes tomar en cuenta antes de decidir la fecha de tu boda, y tu período menstrual es uno de ellos.

Esto es algo en lo que no mucha gente piensa pero es de gran importancia. Y no solo me refiero a que se podría manchar tu vestido, sino a todo lo que la regla trae consigo.

Continue reading

Se suponía que yo jamás me casaría

Desde pequeña siempre fui fea. En la escuela me decían “rosa banano” porque tenía tantas pecas en la nariz que solo me faltaba una para ser un banano.

Pelo largo hasta la cintura, siempre peinado en trenzas, lentes, pelos en las piernas y en los brazos (la familia de mi papá es peluda y no me dejaban depilarme en aquel tiempo), unas cejas gigantes (o, mejor dicho, una sola ceja gigante) y, para variar, en la adolescencia tuve más acné que el meme del gordo espinilludo.

Continue reading